Adopta un árbol

Adopta un Árbol


El calentamiento global parece un fenómeno sin freno, debido a la enorme cantidad de actividades que se llevan a cabo alrededor del mundo todos los días. Este es un problema que afecta a todos los seres humanos y que, por lo tanto, requiere de su participación por igual. Mientras los líderes del mundo y científicos encuentran qué es lo que deben hacer para mitigar las consecuencias del efecto invernadero, el resto de las personas podría ejecutar acciones que fortalezcan el trabajo de la naturaleza.

 

Por ejemplo, los ecosistemas forestales tienen la increíble capacidad de disminuir el efecto invernadero gracias a un proceso relacionado con el ciclo del carbono: La fijación o captura del carbono. Durante su crecimiento, los bosques absorben el dióxido de carbono (Co2) de la atmósfera para almacenarlo en su tronco, raíces y hojas. Además, este elemento queda almacenado en el suelo, la materia orgánica al ras del suelo que dejan caer y en los árboles muertos. Se trata de un arduo trabajo natural que realizan los bosques, y que impacta enormemente en el aumento de la temperatura del planeta tierra.

 

De forma contraria, con la reducción, destrucción y deforestación de los bosques o la degradación natural de los mismos, el carbono almacenado y el de las emisiones por la actividad diaria de los seres humanos viaja de forma descontrolada hacia la atmósfera, contribuyendo a agravar el problema del cambio climático. 

 

Los árboles producen oxígeno, purifican el aire, forman suelos fértiles, evitan la erosión, mantienen ríos limpios, captan agua para acuíferos, sirven como refugio para la fauna, reducen la temperatura del suelo, proporcionan el establecimiento para otras especies, regeneran los nutrientes del suelo y mejoran el paisaje.

 

Pero, el cambio climático parece estar rebasando a los seres humanos, por lo que las medidas para ralentizarlo son urgentes. 

 

Para ayudar al medio ambiente a resistir, y en la medida de lo posible a revertir dichos efectos adversos, cada persona puede donar un árbol que será plantado en la ciudad. 

 

Esta acción individual representa un pequeño esfuerzo para cada persona, pero tiene el potencial de detonar enormes beneficios a nivel colectivo. Si cada habitante dona un árbol a la ciudad, ésta podría convertirse en un bosque enorme rápidamente, y ya conoces los beneficios que esto tiene. 

 

Pero, no sólo se trata de donar un árbol, el objetivo es también asegurarse de que el árbol sobreviva, crezca sano y tenga una larga vida ofreciendo sus beneficios para los tapatíos. El seguimiento del árbol donado es muy importante.

 

Para asegurarte que la donación de tu árbol sea efectiva, busca dónde será plantado para que puedas revisarlo constantemente. Si detectas que no está siendo cuidado adecuadamente, puedes enviar una solicitud a los representantes del proyecto para que atiendan tu caso. Incluso, de ser posible puedes ayudar aún más haciéndote cargo de tu árbol, de regarlo, podarlo y aportarle nutrientes para que crezca sano, grande y fuerte.

 

Con la donación de un árbol también ayudas a reducir la vulnerabilidad de la comunidad a sufrir los efectos en la salud del smog, el sol  y las altas temperaturas.

 

Plantar un árbol es cultivar la esperanza de una vida mejor para todos.



Más información en servicios de mudanzas.

Comentarios

Entradas populares