martes, 27 de marzo de 2018

¿Cómo vender tus cosas viejas después de la mudanza?

Mudanzas nacionales

La respuesta es muy sencilla: no lo hagas. Vender tus cosas viejas después de haber realizado tu mudanza no es una estrategia inteligente. Si quieres deshacerte de objetos que ya no utilizas, entonces procura vender tus cosas antes de realizar tu mudanza. Con un poco de planeación, esta tarea no tiene por qué ser un reto inalcanzable. 

Trasladar muebles, ropa, objetos de decoración y trastes que ya no te gustan a tu nueva casa significa una pérdida de tiempo y de dinero. Empacar puede ser una tarea muy estresante, por lo que lo mejor es empacar menos cosas. Algunos expertos en mudanzas recomiendan que lo mejor es reducir la cantidad de objetos que se llevarán del punto A al punto B. Si llevas pocas cosas, el proceso de empaque será mucho menor, al igual que la carga y la descarga y la tarea de desempacar. Del mismo modo, reducir el número de cajas puede significar un ahorro económico considerable en el costo de transporte. En término monetarios, es mejor llevar diez cajas en un camión mediano, que trasladar sesenta cajas en un camión enorme. 

Para lograr llevarte únicamente lo esencial y lo que verdaderamente quieres conservar, lo primero que hay que hacer es organizar con cuidado la mudanza y planificar con suficiente tiempo de anticipo. La organización y el buen manejo del tiempo son claves para lograr una experiencia placentera y para ahorrar valiosos recursos económicos. Lo segunda tarea a realizar es poner una venta de garaje. 

Antes de comenzar a empacar, trata de limpiar los closets, el garaje, la cocina y el cuarto de servicio con esmero. Puedes clasificar lo que encuentres en estos espacios bajo tres categorías:
1. En mal estado: basura
2. Útil y necesario: mudanza
3. En buen estado, pero ya no es necesario o no se usa: venta

Una vez que revises toda tu casa y encuentres todo lo que está en buen estado, pero que a ti ya no te sirve (máquinas de ejercicio, ropa que usabas hace veinte años, un sillón que ya no te gusta), monta una venta de garaje o apóyate redes sociales e Internet para vender tus productos. Vende todo lo que puedas y no te quedes con lo que no vendiste. Si hay mucha ropa u objetos en buen estado que ya no quieres, dónalos a un orfanatorio, a un dispensario parroquial, a un asilo… El propósito es evitar que llegues a tu nueva casa con docenas de cajas llenas de cosas que ya no te son útiles. 

¿Quién sabe? Es posible que con el dinero que ganes vendiendo tus cosas viejas puedas pagar una buena porción del costo total de tu mudanza. Ese es un muy buen negocio. 

Ahora que sabes estos consejos, solicita tu cotización en línea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La importancia de empacar los muebles

Los muebles no están hechos para moverse y siempre son lo más susceptible a dañarse en una mudanza. Es por esto que es una gran idea empa...